Cómo elegir tu perfume

Cómo elegir tu perfume

Un perfume o fragancia tiene diversos fines y utilidades pero primordialmente, debe ser el reflejo de tu personalidad, una forma de decir quién eres y cómo eres sin necesidad de mediar palabra. Generalmente elegimos perfumes y fragancias simplemente por cómo huelen, pero deberíamos tener en cuenta algunos aspectos importantes para que tu nueva fragancia sea realmente la correcta para ti.


Elige el tipo de fragancia.
Actualmente podemos clasificar cualquier aroma según su durabilidad una vez aplicado a nuestra piel. Tenemos que distinguir bien entre lo que es un perfume o fragancia, que tiene una concentración más elevada, el agua de perfume, que lleva una concentración más ligera y suele ser más fresca y por último, las colonias, que tienen muy poca concentración y por tanto su perdurabilidad es mucho menor. En SENSSUM, todas nuestras fragancias contienen una concentración bastante elevada, consiguiendo los niveles mínimos de humedad posible (4,53%), certificado por un laboratorio ante notario. Por lo que
contamos con calidad Perfume.


Utiliza tu perfume en las zonas adecuadas.
Los perfumes no se deben aplicar en cualquier zona del cuerpo. Las mejores zonas son aquellas en las que el latido del corazón es más intenso ya que es justo en estas, donde el calor propio de nuestro cuerpo reacciona con la fragancia y hace que su durabilidad sea mayor. Las zonas en las que se debe poner el perfume son: muñecas, sienes, busto, tobillos, lóbulos de las orejas.


Las notas vuelven a ser importantes.
Las notas de un perfume son cada uno de sus componentes y como en cualquier producto fabricado a partir de la mezcla de otros muchos, algunos de estos componentes aparecen en mayor medida que otros, adquiriendo la denominación de “Notas de salida”. Según tus prioridades y gustos olfativos, debes guiarte por dichas notas para elegir la fragancia adecuada.


Probar más de tres perfumes es un error.
Debes tener en cuenta que a la hora de elegir un perfume no es adecuado probar más de tres, puesto que estos se acaban mezclando entre sí, causando confusión. Además, estarás basando tu elección quizá sobre un olor que no es el propio y real del perfume que adquieres. Te recomendamos que pruebes los perfumes en sitios distintos de tu piel y lo más alejados posible entre sí para evitar que la vaporización de los mismos se mezcle.


No todos los perfumes sirven para todas las ocasiones.
Tu vida tiene momentos distintos al igual que tu día a día, por lo que no es lo mismo una cena romántica un viernes por la noche, que estar en el trabajo por la mañana el mismo día, y en ello debes pensar a la hora de comprar tu perfume: en qué ocasiones lo usarás. Eso te ayudará a elegir correctamente y a darle un toque especial a cada momento en el que lo apliques.